Johann Sebastian Bach, la voz de Dios a través de la música

Johann Sebastian Bach

Hoy se cumple un año más del natalicio de Johann Sebastian Bach, el músico que dedicó todas sus obras a Dios y dejó establecidas las bases de armonía que se siguen usando hasta nuestros días.

Y Dios creó a Bach a su imagen

Johann Sebastian Bach nació un 21 de marzo de 1685 en Eisenach, la actual Turingia, ubicada en el centro de Alemania y murió un 28 de julio de 1750, en Leipzig.

La familia de Bach era de músicos. Se tienen registros de antepasadas que ya se dedicaban al oficio musical desde un siglo antes de su nacimiento. Este legado no terminaría con Johann Sebastian ya que algunos de sus hijos también serían músicos importantes en cortes reales. Carl Phillipp Emanuel Bach sería el más reconocido trabajando en la corte de Federico II el Grande de Prusia, el rey flautista y compositor. Para este último, el propio Johann Sebastian escribiría una de sus obras más importantes llamada Ofrenda Musical.

Feredico II de Prusia tocando flauta acompañado de Carl Philipp Emanuel Bach en el Clavecín
Feredico II de Prusia tocando flauta acompañado de Carl Philipp Emanuel Bach en el Clavecín

La religión sería algo fundamental en su vida. Al igual que el resto de su familia, Bach era Luterano, un dato muy importante ya que gran parte de sus composiciones contienen melodías corales propias del Luteranismo y su amor a Dios sería su motivación para hacer música.

Su trabajo

Bach era compositor, organista, clavecinista, violinista, director de orquesta, de coro y profesor de música. Desde 1710 y por 40 años, Johann Sebastian se dedicó a trabajar como Maestro de Capilla siendo Leipzig el lugar en el que más tiempo pasó.

Como Maestro de Capilla, tenía que componer frecuentemente nuevas piezas para poder interpretarse en las ceremonias religiosas. Bach compuso un total de 1.128 obras que fueron catalogadas por el musicólogo alemán Wolfgang Schmieder en 1950 y aunque este número sea increíblemente alto, se cree que había muchas más que se perdieron en el tiempo.

La música de Dios

Johann Sebastian Bach dedicó su obra a la gloria de Dios. Toda su vida giró en torno a su religiosidad y en poder honrar a Dios a través de su música.

Estando tan cerca a la Semana Santa, es importante mencionar que Bach compuso música para ser interpretada el viernes santo, estas fueron sus pasiones. Las más importantes fueron la Pasión según San Juan y la Pasión según San Mateo, esta última es muy importante en la historia de lo que sería el redescubrimiento de Bach.

Si bien hay datos que muestran que compositores posteriores como Mozart y Beethoven se inspiraron en la producción musical de Bach, el reconocimiento del mayor representante del Barroco durante su vida, no fue muy grande. 80 años después de su muerte, el también músico alemán Felix Mendelssohn redescubrió su Pasión según San Mateo y la interpretó en su propia versión, poniendo así de nuevo en el ámbito musical el nombre de Bach.

Cien años después de su muerte, en 1850, Robert Schumann creó la asociación Bach para la creación de festivales en los que se interpretara su música y para promover investigaciones que conllevaran a encontrar todas sus obras, muchas de ellas desconocidas para esa fecha.

Partitura de las Variaciones Goldberg, otra de sus obras más importantes.
Partitura de las Variaciones Goldberg, otra de sus obras más importantes.

La contribución de Bach a la música

Para que otros músicos se interesaran tanto en sus composiciones y que estas sigan siendo estudiadas hasta la actualidad, es porque realmente eran algo importante. Pues bien, le debemos tanto a Johann Sebastian Bach desde lo musical que es difícil de explicar.

Sus composiciones son obras de arte, milagros de más de 330 años que han servido de base para las composiciones que se realizan hasta nuestros días. Durante la época en la que vivió Bach, la teoría musical no estaba tan estructurada y fue justamente esta una de las contribuciones del compositor ya que su labor pedagógica, algo que le apasionaba, le llevó a crear música que no solo se interpretara, sino que también sirviera como recurso pedagógico para aprender teoría.

En la música instrumental

La más importante con este propósito fue El calve bien temperado, un compendio de dos volúmenes, cada uno compuesto por 24 obras en las que cada tonalidad tiene un preludio y una fuga, formas musicales muy importantes en las creaciones de Bach. Este Clave bien temperado empieza en la tonalidad de do mayor, luego en do menor, después en do sostenido mayor y así sucesivamente hasta completar toda la gama cromática en las tonalidades mayores y menores.

Los 48 preludios y las 48 fugas que hacen parte de esta magnifica obra tienen un objetivo tanto musical, como teórico y didáctico.

En la música coral

El catálogo de Bach tiene un total de 524 piezas corales en las que se destacan 180 corales para cuatro voces, 2 oratorios, sus dos pasiones, 6 motetes, una misa en si menor, 200 cantatas y 145 corales para órgano, una hazaña en cuanto a cantidad y calidad.

Estas obras están tan bien hechas y la conducción que hace a cada voz es tan increíble que también son utilizadas en la enseñanza de la armonía como un buen ejemplo de la manera en la que se debe escribir para la voz humana, en otra clase magistral que dejó Bach para el resto de la humanidad.

Estatua de Bach en Leipzig
Estatua de Bach en Leipzig

Gracias a Dios por Bach

Estudiar música y no conocer a Bach es imposible, así mismo como es innegable que es uno de los más grandes músicos de la historia, sino el más grande de todos. Ludwig van Beethoven diría sobre él: “Bach es el dios inmortal de la armonía”. Mozart por su parte le dedicaría las siguientes palabras: “Esto, la música de Bach, es algo que hay que aprender”. Schumann dijo: “Solamente hay uno de quien los demás podríamos sacar algo nuevo: Johann Sebastian Bach” y me gustaría terminar este texto con las palabras que le dedicó Richard Wagner: “En la naturaleza solo existe una fuente inagotable de genialidad, creatividad y nuevas ideas: Johann Sebastian Bach”. Feliz cumpleaños, Maestro.

1 Comment

  1. Jairo Salcedo dice:

    Me encantó. Cronológicamente bien contactada, exaltando las virtudes del compositor complementado los espacios con la cuantificación de sus obras con alegoría y respeto. Un mundo de datos que resumen la vida del compositor en magnitud inequívoca de su gran obra.
    Felicitaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *