El Himno de la Champions League: De Händel a Messi

Champions League

George Friedrich Händel es uno de los compositores que más hemos escuchado todos aquellos a quienes nos gusta el futbol sin siquiera saberlo. Él, en 1727, compuso la obra que después fue adaptada por el inglés Tony Britten como Himno de la UEFA Champions League, la competición de clubes más importante del mundo.

 Händel, el Genio

Georg Friedrich Handel
Retrato del compositor Georg Friedrich Handel. Pintura de Thomas Hudson de 1749 que se puede encontrar hoy en la Biblioteca Estatal y Universitaria de Hamburgo.

Nacido en Halle, Alemania, el 23 de febrero de 1685, Georg Friedrich Händel fue un compositor barroco de prolífica creación musical considerado por muchos como una de las figuras más importantes de la historia de la música sirviendo de gran influencia para los compositores posteriores a él.

Al músico, que vivió 74 años hasta su muerte en Londres en 1759, se le atribuyen un total de 612 obras siendo esta una producción muy extensa entre las que se destacan sus 78 obras instrumentales siendo “Música Acuática” la más importante, pero sobretodo sus composiciones vocales, de las cuales hizo 290, incluidas 43 óperas en tres idiomas diferentes, 100 cantatas, 26 oratorios, el más importante de ellos “El Mesias” y 41 himnos, uno de ellos el que utilizó Britten para la música de la Champions League.

Música Acuática, HWV 349: Hornpipe

Los Himnos de Coronación

En esta historia Jorge II de Gran Bretaña cumple un papel protagónico ya que fue justamente para la coronación de este como rey de Gran Bretaña que se le fue encargada a Händel la composición de los himnos para celebrar su ascenso al poder en 1727, en el que estuvo hasta su muerte en 1760.

Es importante mencionar que, a pesar de ser un músico de origen germánico, Georg Friedrich Händel obtuvo un reconocimiento grandísimo en la Gran Bretaña en donde lo consideran como el sucesor musical de Henry Purcell, uno de los compositores ingleses más importantes de la historia que vivió desde 1659 hasta 1695, haciendo parte también del periodo de la música denominado Barroco.

Volviendo a Händel y al encargo para Jorge II de Gran Bretaña, el músico compone los Himnos de Coronación, los cuales son cuatro, que serían interpretados el 22 de octubre de 1727 en la abadía de Westminster en la ceremonia de coronación del nuevo monarca. Las cuatro obras que componían los Himnos de Coronación fueron escritas para coro y orquesta, además de esto, las letras utilizadas se basaron en la Biblia del Rey Jacobo que habían sido publicados hace un poco más de un siglo, en 1611.

“Zadok, the priest”, “My heart is inditing”, “The King shall rejoice” y “Let thy hand be strengthened” fueron los nombres que Händel le dio a cada uno de estos himnos los cuales desde un primer instante serían recibidos de la mejor manera entre la monarquía y el pueblo, con tal aceptación que luego el compositor realizó representaciones individuales de los mismos en entornos diferentes para los que fueron compuestos y, también, reutilizaría material musical de ellos para sus obras posteriores.

De la abadía de Westminster a los Estadios de toda Europa

“Zadok, the priest” es la composición de Händel más conocida por todos nosotros, aunque no seamos del todo conscientes de eso. Con un total de 5 minutos de duración, la obra nos relata la unción de Salomón como nuevo rey de los israelitas.

Comienza con una larga y tendida introducción a cargo de los oboes, fagotes y la sección de cuerdas de la orquesta que fue lo que se escuchó en 1727 al inicio de la ceremonia de coronación de Jorge II de Gran Bretaña. En esta primera parte de la obra podemos escuchar a los violines que van haciendo constantes arpegios que servirían para que, en 1992, Tony Britten los usara como el motivo instrumental más importante del Himno de la Champions League.

Arpegios de Violines luego utilizados en el himno de la Champions League
Arpegios de los violines en «Zadok, the priest»

Otro elemento muy importante que utilizó Britten de la obra de Händel es la primera melodía que hace el coro, acompañado esta vez de la orquesta completa, cuyo texto dice: «Zadok, el sacerdote, y Nathan, el profeta, ungido rey Salomón» que tiene un parecido melódico enorme con lo que escuchamos previo a cada partido de Champions, aunque con una letra totalmente distinta.

«Zadok, the priest» en los Proms 2016

Tony Britten y el Himno definitivo de la Champions League

La Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol, mejor conocida como UEFA, eligió al músico, director y compositor inglés Tony Britten para que creara el himno de la competición que reúne a los mejores equipos de las ligas de Europa.

Britten eligió entonces el “Zadok, the priest” de Georg Friedrich Händel tomando su solmene introducción y la melodía vocal inicial y la arregló siguiendo las pautas que la UEFA le pedía. Händel había escrito la letra de este himno originalmente en dos idiomas, inglés y alemán. Britten, por su parte, utiliza los tres idiomas oficiales de la UEFA para el Himno de la Champions en la que podemos oír que se canta en inglés, alemán y francés usando un idioma diferente en, prácticamente, cada frase.

Fue así como en ese año de 1992 se grabó el arreglo compuesto por Tony Britten a cargo de la “Royal Philharmonic Orchestra” de Londrés y el coro de la “Academy of Saint Martin in The Fields” de la misma capital británica que desde ese momento, hasta la actualidad, suena en cada estadio en el que se va a disputar esta importante competición de fútbol que reúne pasiones de hinchas a este deporte en todo el mundo.

Mientras el fútbol está en pausa, la música nos ayuda a mantenerlo vivo

Se ha cumplido ya un mes desde el último partido de Champions League que, al igual que la gran mayoría de competiciones deportivas, ha tenido que suspenderse por la pandemia del COVID-19.

En estos momentos el retorno del fútbol es incierto porque bien es cierto que no es un tema primordial ya que nuestra salud y bienestar tanto físico como emocional son lo más importante en estos momentos.

Pensando en esto es que decidí escribir este artículo esperando con paciencia que el fútbol y los demás deportes vuelvan invitándolos a que antes de dejar esta página, escuchen una vez más, con música de Georg Friedrich Händel en arreglo de Tony Britten, el Himno de la Champions League.

3 Comments

  1. Juan carlos perez landinez dice:

    Buena, por esa….

  2. gisela ariza dice:

    Hermoso articulo, la música siempre será liberadora y sanadora, como dijo el escritor Víctor Hugo : «La música expresa todo aquello que no puede decirse con palabras y no puede quedar en el silencio».

  3. Lucho Salcedo dice:

    Como siempre muy documentado, ilustrativo, pedagógico y sobre todo relacionados con la actualidad estos artículos de Juan Camilo. Solo agregar, desentonando seguramente, que por mi parte estoy feliz que se demuestre que se puede vivir sin ese fútbol moderno mercantil. Hoy es uno de los opios del pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *