“Hay Secretos”: La música como medio para denunciar el abuso

Hay Secretos, cancion para concientizar sobre el abuso infantil

La canción “Hay Secretos” del grupo Canticuénticos fue determinante para condenar a un hombre por abuso sexual contra tres menores de edad.

Una canción infantil fue una de las pruebas en la audiencia

El pasado 7 de marzo, en la ciudad de Zapala, ubicada en la provincia de Neuquén, Argentina, fue condenado un hombre a tres años de prisión por abuso sexual perpetrado contra una adolescente y dos niñas.

La jueza penal Carolina González hizo escuchar a los presentes la canción “Hay Secretos” del grupo Canticuénticos al final de la audiencia que terminó con la sentencia contra un hombre que fue denunciado por sus víctimas tras escuchar esta canción.

Estrenada en 2019, “Hay Secretos” habla del abuso infantil. Su autora, Ruth Hillar, la compuso con el objetivo de darle una voz a todos aquellos niños y niñas que guardan y tapan secretos tan trágicos que muchas veces no encuentran la manera de decirlos a pesar de estar padeciendo maltratos o abusos. Además de esto, la autora dice que esta canción también está dedicada a los adultos que tiene que cuidar, acompañar y estar alertas frente a las situaciones por las que pasan los más pequeños.

Por motivo de su lanzamiento, el diario argentino Elonce entrevistó a la autora de la canción que busca ayudar y concientizar sobre el abuso infantil.

Abuso sexual

La importancia de cada clase

He de admitir que en cada una de mis clases siempre estoy muy pendiente de lo que digo y de lo que le comparto a mis estudiantes. Creo mucho en el poder de las palabras y en cómo una clase, una frase, un tema bien explicado, puede marcarnos para siempre. Es por esta razón que recordamos con cariño a nuestros maestros del pasado en situaciones puntuales que fueron determinantes para construir lo que somos de adultos, o por lo menos ese es mi caso.

Enseñar por compartir información o llenar un espacio de clase no me parece formativo ni mucho menos interesante. Si bien no todo lo que enseño es relevante para los que me escuchan, siempre intento que mi mensaje sea comprendido con claridad y, sobre todo, les sirva para su vida fuera del colegio.

Al leer esto es muy posible que se pregunten de qué manera una clase de música podría llegar a cambiar la vida de alguien. Si aún no han tenido esa experiencia, el caso que les estoy contando les hará entender el poder que tienen los maestros y cómo la música siempre será un agente de cambio en nuestra sociedad.

Salón de clases

Hoy vamos a aprendernos una canción, se llama “Hay Secretos”

Así me imagino que fue el inicio de la clase que hizo el profesor de música de un colegio en la ciudad de Zapala mientras sus estudiantes de 7 años le preguntaban qué iban a hacer ese día.

Tras varias repeticiones, seguramente los niños y las niñas ya se sabían la primera estrofa de la canción: “Hay secretos chiquititos, que te invitar a jugar, y hay secretos tan enormes, que te vienen a asustar”.

Al terminar la actividad y volver a casa, una niña llegó a contarle a su familia que en clase de música había aprendido una nueva canción sobre esos secretos “que hacen mal”. Intrigados, sus papás debieron pedirle a la niña que se las cantara o la buscara en internet.

De esta manera, todos en casa escucharon la canción que en su coro dice: “No se tienen que guardar los secretos que hacen mal”. Tras oírla, y para sorpresa de la familia, la hermana adolescente de la niña le contó a sus papás, entre lágrimas, que sufrió abuso por parte de un vecino.

Al poner la denuncia ante las autoridades correspondientes, dos niñas más también se animaron a contar el abuso por el que habían pasado por parte de este hombre al que la comunidad consideraba “un buen vecino”.

Abuso sexual infantil

“Hay Secretos” que no deben guardarse más

Abuso sexual simple continuado (en perjuicio de la adolescente), abuso sexual simple continuado en grado de tentativa (hacia una de las niñas) y abuso sexual simple en grado de tentativa (contra la otra niña) fueron los cargos por los que fue condenado este hombre.

El abuso de cualquier tipo es un hecho reprobable, cuando se comete en contra de un menor simplemente no hay palabras para definirlo. En Colombia, lamentablemente, este es un gran problema. Tan solo el año pasado, entre enero y octubre se practicaron 13.000 pruebas médico legales por presunto abuso sexual en menores de edad. 43 exámenes al día, según datos de Medicina Legal.

El proyecto de ley que busca la cadena perpetua para los violadores de niños ya fue expuesto ante la Cámara de Representantes, pero no ha sido aprobado. Hasta julio de este año, el Gobierno Nacional tiene tiempo para presentar su reglamentación.

En un artículo publicado en El Tiempo el pasado 9 de septiembre, el congresista César Lourduy, ponente del proyecto, dijo: “Confiamos en la voluntad del Gobierno para darle prioridad a este proyecto. Sin esa reglamentación la prisión perpetua será una quimera que permitirá seguir viviendo solo de lágrimas y de dolor mientras los menores son asesinados y abusados”

Para terminar, quiero compartirles lo que dijo Ruth Hillar tras conocer el caso de Zapala, Neuquén: “Me gusta pensar que “Hay Secretos” ya existía, esperando en algún lugar. Nos tocó a los Canticuénticos despertarla, pero en realidad podemos pensar que es una canción que nace de un sentir muy fuerte de la sociedad”.

3 Comments

  1. Jairo Salcedo dice:

    Maravilloso artículo. Bella y triste canción.

  2. Andres Mendoza dice:

    Gracias Maestro por el articulo y compartirnos esa canción

  3. Anyela Ramírez dice:

    Muy real la letra » los secretos que hacen mal no se deben guardar». Los adultos debemos tener la responsabilidad social y empatia con nuestros niños. Muchas Gracias Juan Camilo por la sensibilización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *